Carrito 0
logo-blanco

¿Qué es un seguro?

¿Qué es un seguro?

El seguro es un medio eficaz para la protección de los individuos frente a las consecuencias de los riesgos. Se basa en transferir los riesgos a una aseguradora que se encarga de indemnizar todo o parte del perjuicio que se produce por la ocurrencia de un evento previsto en el contrato de seguros.

Un seguro se materializa mediante un contrato, también denominado póliza de seguro, por el que una Compañía de Seguros (el asegurador) se obliga – a cambio del pago de una prima - a indemnizar en caso de que se produzca el o los eventos cuyo riesgo es objeto de cobertura, dentro de los límites pactados. En este contrato intervienen:

  • El asegurador, que siempre ha de ser una compañía de seguros, que es la entidad responsable de la cobertura en caso de siniestro.
  • El contratante, que es el propietario de la póliza de seguro y responsable del pago de la prima correspondiente.
  • El asegurado que es la persona a la que se asegura o sus propiedades o intereses.
  • El beneficiario que es la persona que cobrará la indemnización correspondiente en caso de siniestro.
  • No siempre estas tres figuras han de ser la misma persona pudiendo ser todos distintos. A modo de ejemplo: Una empresa (contratante) que paga un seguro de vida su empleado (asegurado) para que cobren sus hijos (beneficiarios) en caso de fallecimiento de este.

    También puede existir una figura más, el Agente de Seguros, que es la persona que intermedia entre el contratante y la compañía de seguros antes de la compra de la póliza de seguro, en el momento de la compra y después de la compra para facilitar modificaciones a la póliza que sean necesarias, tramitación de siniestros, etc.

    La cantidad de dinero que se cobra por un seguro se llama prima. La prima garantiza que el asegurador esté obligado a cumplir con las prestaciones que le ha prometido al contratante.

    La transacción implica que el asegurado supone una pérdida relativamente pequeña y conocida en la forma de pago de una prima a la aseguradora a cambio de la garantía de la compañía de seguros para compensar (indemnizar) al asegurado en el caso de una pérdida financiera o comercial.

    El asegurado recibe un contrato que detalla las condiciones y circunstancias en las que el asegurado será compensado.

    Desde un punto de vista matemático, el seguro transforma los riesgos a los que están sometidos las personas en probabilidades soportables a través de una organización.

    La institución del seguro tiene dos grandes manifestaciones en la sociedad:

    Seguridad social, que es un sistema obligatorio de cobertura, administrado por el Estado, dirigido a proporcionar protección y bienestar a los ciudadanos, que suele garantizar una prestación económica en caso de jubilación, accidentes, incapacidad laboral, fallecimiento, desempleo, etc.

    Seguros privados, que cubren y protegen a las personas o entidades que contrata, pudiendo ser de suscripción obligatoria o voluntaria. Ejemplos de seguros privados son los seguros de robo o incendio de un inmueble o los seguros de automóviles o de accidentes de personas.